De llantos y aprendizajes.

“¿Cómo se retoma el hilo de toda una vida,

cómo seguir adelante cuando en tu corazón empiezas a entender que no hay regreso posible

que hay cosas que el tiempo no puede enmendar,

aquellas que hieren muy dentro, que dejan cicatriz?”

Frodo Bolson- Extracto “El Señor de los Anillos”.

Estuve durante años en una relación destructiva, tarde varios meses en darme cuenta pero cuando abrí los ojos me fue imposible continuar. Si: yo fui “la amiga de una amiga” de la que siempre se habla cuando no queremos hablar demasiado, ésa amiga que todos conocemos pero que nadie se atreve a pronunciar su nombre tres veces no vaya a ser que el sufrimiento sea contagioso o que se invoque como a un Beetlejuice de la tristeza, yo estuve en una relación destructiva. Leía hoy un ¿artículo? acerca de que las mujeres nos perpetuamos en relaciones destructivas porque preferimos el placer momentáneo que nos suponen sus pequeños instantess y no vemos el riesgo que corremos, que nos matan porque queremos, porque somos incapaces de ver más allá de nuestras necesidades fisiológicas y seguimos aguantando hasta que nos matan, que es todo culpa nuestra y no sé cuántas tonterías más ¡tócate los pies! mira, es que ni lo enlazo porque no se va a llevar ni una visita de mi parte.

No todas las relaciones destructivas implican violencia física, la mía no la tuvo y fue quizás el motivo por el que tardé años en darme cuenta de que estaba en una, a mi jamás me han pegado y aún así he tenido herida el alma, años después sigo intentando cicatrizar una herida que se reabre por momentos, durante años estuve en una relación en la que me perdí, en la que se me anuló como persona y en la que vivía para ser la pareja de otro, perdí mis gustos, mis aficiones, algunos amigos, me hice pequeñita para que otro pudiera sentirse grande, puse en pausa mi vida para que otro no se sintiera mal con mis logros, dejé de preocuparme por mi misma, dejé de nadar, de estudiar, de salir a pasear, olvidé el teatro clásico porque a mi pareja le parecía una chorrada pagar por ver actores en vivo, dejé de ir a museos porque “¿qué sentido tiene estar minutos delante de un cuadro?, dejé los conciertos porque “un dineral cuando sale más barato el cd”, dejé los libros porque “qué pereza cuando en la tele dan la que se avecina”, dejé el cine en versión original, las películas que me gustaban, dejé el cine en si mismo porque “no voy a pagar por algo que puedo ver en casa y mucho menos en otro idioma”, dejé mi búsqueda de crecimiento personal porque desparecí de mi y ya no merecía la pena buscar nada, me era tan desconocida que de haberme mirado en el espejo me habría hablado de usted.

Hay cosas que nos pueden pasar a cualquiera, las relaciones de abuso son una de ellas, es increíble pero hay gente, yo incluida,  que no se da cuenta de que está en una hasta que ya es demasiado tarde, me veo a mí misma con el prisma del ayer y me descubro enumerando todas las frases y comportamientos que me hubieran alarmado en mis amigas, y que no supe ver conmigo como protagonista, no me di cuenta cuando me cercaron, no me di cuenta cuando me rendí.

¿Cómo se retoma el hilo de toda una vida? 

Yo lo hice el día en que volví al cine, la película fue “The Martian” pero bien podría haber sido cualquier otra, recuerdo despertarme un día con la necesidad imperante de dejar de hundirme en mi propia mísera…fui al cine, jamás podré olvidar la sensación, era como abrazar a un viejo amigo al que habías perdido la pista pero en el que jamás habías dejado de pensar, recuerdo llorar de alegría porque empezaba de nuevo a ser aquella que creía haber perdido, a partir de ése día cambié mis ríos de tristeza por lloviznas de felicidad, a partir de ése día volví a ser feliz, the martian fue sólo la primera puerta que se abría, que la película mostrara las aventuras de un hombre que se negó a dejarse vencer aún cuando estaba completamente solo al ser literalmente el único habitante del planeta era sólo un hermosa analogía, yo por supuesto jamás he estado sola, pero una relación así te hace reconsiderartelo, puedes estar muy solo rodeado de infinidad de personas, a partir de ése día cambié comportamientos negativos que había estado perpetuando por pura costumbre, dejé de callarme todo lo que pienso, de pedir permiso para ser feliz. Después de ése día he llorado y ¡vaya si he llorado! por supuesto he tenido otras relaciones que aunque también terminaron no me hirieron, he vuelto como no a llorar de desamor, pero jamás he vuelto a llorar de desesperanza.

El tiempo no lo cura todo, es evidente puesto que a día de hoy estoy escribiendo ésto, lo que si me ha dado el tiempo es la perspectiva y el aprendizaje que me permitirá jamás volver a cometer ese mismo error, hace años que solo cometo errores nuevecitos -que esos también merecen la pena- lo que me ha dado el tiempo ha sido el valor de sacudirme mis temores, mis prejuicios y seguir adelante, lo que me ha dejado el tiempo es una herida que aunque ha sanado del todo vuelve a doler con los cambios bruscos de temperatura.

Hoy hace frío y me duelo, por fin han llegado las lluvias y con ellas un otoño que parecía no querer venir, hoy he llorado porque llovía y he imaginado la lluvia apagando incendios no metafóricos, hoy he sido feliz porque llovía, y mientras caminaba bajo la lluvia susurraba por lo bajito: “A mí, que no me quiten lo llorado”.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someonePrint this page

11 thoughts on “De llantos y aprendizajes.

  1. Naila says:

    Hola Angelica! Gracias por compartir esto que sientes.
    Creo como tu, que llorar sana, las lagrimas no son solo agua, son la manera en que limpiamos nuestra alma. Liberarlas te libera. Reconocerte en esa etapa de tu vida, en ese dolor, pero a su vez aceptarlo, perdonarte y dejar e ir, es lo que te hace crecer.
    Eres una mujer fuerte, y pocas pueden decir eso.
    Un abrazo enorme y mucho amor y alegria para ti! Naila

  2. Reina Viral says:

    Hola: hace tiempo tuve una relación, de algunos pocos meses cuando me encontraba psicológicamente muy inmadura. No había violencia, ni renuncia a mis proyectos o ese tipo de agravantes. Pero no era equitativa, porqué sencillamente daba más atención por menos. Afortunadamente lo noté y hoy no otorgaría, mi compañia sin la misma intensidad y valor espontánea del otro lado. Ten fuerza, nunca es tardé para despertar de un mal sueño. Y recobrar todo a lo que te negabas para satisfacerle. Acudir a ver esa película fue tu gran comienzo…

  3. Andrea Gómez Guapache says:

    Es honesto confesar que se «llora por desamor», pero es más valiente el evitar «llorar de desesperanza»…¿cómo se aprende la una y la otra?… imagino que “despacito también se sabe”

  4. Llorar nos libera de la carga emocional que se lleva por las frustraciones de un amor perdido, el tiempo todo lo cura y se puede volver a empezar con más ganas.

  5. Diana Garces says:

    Guapa, qué bueno verte de nuevo por aquí con tus escritos que tienen tanto sentimiento. De verdad que es genial reencontrarse, es genial abrir los ojos y salir de relaciones tóxicas que te matan lentamente. Por ahí dicen que duelen más los dolores emocionales, que te anulan que los mismo golpes físicos. Felicidades por volver a ti mujer y que ese sea un camino al que no olvides volver nunca.

    Un abrazo,

  6. Sandra Inoue says:

    Mi anterior relación no era destructiva del todo pero definitivamente no era feliz y sabía que si seguía por ese camino terminaría ahora sí en una relación destructiva, nos terminaríamos odiando. Me costó mucho tomar la decisión no porque dude sino porque realizarla es algo difícil, hacerlo es difícil porque cambian aspectos de tu vida sin embargo una vez que tomas la decisión y la realizas todo mejora, realmente mejora 🙂

  7. Alexa Dacier says:

    Que valentía la tuya dejar tu historia por aquí. Como bien dices no siempre se puede identificar si estamos en una relación destructiva, muchas mujeres e incluso nunca ven síntomas. Hay heridas emocionales que duelen mucho más que las físicas.
    Saludos.

  8. Justina says:

    Hola! Me parece muy conmovedor que puedas plasmar tus sentimientos en tu blog, escribir para mi es sanador también. Y no tuve experiencias amorosas como la tuya pero si en otros aspectos de mi vida, sobre todo cuando termine la universidad y empece a buscar trabajo, otras dificultades se presentaron, las cosas no me salían bien, me aleje de mis amigas, no salía con nadie, incluso ahora me cuesta retomar muchas cosas por los momentos tristes que pasé pensando que no iba a poder hacer lo que me gusta. Pero eso de dejar el cine y los libros! jeje, es broma, creo que como mujeres nos cuesta más decir y expresar que nos merecemos más, y no somos egoístas por pensarlo, de verdad nos merecemos más. Fuerza y saludos!

  9. Abrir el corazón de la manera que lo has hecho sólo puede recibir gratitud y admiración de parte de cualquier ser humano. Espero que seas consciente de lo valiente que eres por haberlo compartido y haberlo hecho de una manera tan bella y tan cristalina.
    Enhorabuena por tus logros y por volver a ti misma, poco a poco, o mucho a mucho. Espero que te sientas muy orgullosa. Las que te hemos leído lo estamos 😉
    Un fuerte abrazo

  10. Odina says:

    Eres muy valiente de abrirte de esa manera y contar publicamente tus llantos, tus sufrimientos y tus aprendizajes.
    Hay relaciones que nos dejan heridas que con el tiempo van cicratizando pero que nos dejan una marca inborrable. Y una de las peores es aquella relación en la que por hacer feliz al otro dejamos de serlo nosotras, cuando nos perdemos y nos desconectamos de quien somos realmente y de todo aquello que nos apasiona. Lo bueno es que ya conoces esas sensaciones y que dificilmente volverás a pasar por ellas.

  11. Es muy cierto lo que dices, no todas las relaciones destructivas implican violencia física, es un error confundirlo y pensar que una cosa está relacionada con la otra. Que curioso lo que nos cuentas de The Martian, aunque estoy de acuerdo que podría haber sido con cualquier otra, pero seguro que siempre le guardas un buen recuerdo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *